Chris Ho Defiende Caso Salas v Sierra Chemical Co. Ante la Corte Suprema de CA

2 de Abril de 2014

Hoy, Chris Ho, abogado de LAS–ELC, se presentó ante la Corte Suprema de California y argumentó a favor de la parte demandante del caso Salas v Sierra Chemical Co., un caso que pone en consideración si es que las protecciones laborales previstas por la ley de California se aplican a todos los empleados o no—en particular para aquellos que son indocumentados.

En el 2002, a raíz de una decisión de la Corte Suprema de los EE.UU. (basado en el caso Hoffman Plastic Compounds, Inc. v NLRB) que limita ciertos tipos de compensación para los trabajadores indocumentados que son ilegalmente despedidos—bajo la Ley Nacional de Relaciones Laborales, un estatuto de organización sindical, la Legislatura de California promulgó una ley para reafirmar y asegurar que los trabajadores indocumentados sigan teniendo derecho a toda la panoplia de derechos y recursos laborales bajo la ley de California.

Esta legislación, conocida como SB 1818, declaró en términos inequívocos que “[t ]odas las protecciones, derechos y recursos previstos por la ley estatal, con excepción de cualquier remedio de reincorporación, el cual está prohibido por la ley federal, se aplican para todas las personas que hayan aplicado a un trabajo, tengan un trabajo o hayan sido empleadas en el estado, sin importar su estatus migratorio”.

Vicente Salas trabajó para Sierra Chemical Company en su planta de Stockton durante más de tres a ñ os. Mientras trabajaba allí se lesionó la espalda. Aunque Sierra inicialmente le modifico las tareas de trabajo para que sean acorde con su estado físico (lesión de espalda), dejó de hacerlo después de que Salas presentó un reclamo de compensación. A principios del 2007, el supervisor de Salas le dijo que no podía volver al trabajo a menos que estuviera “100 % recuperado” de la lesión y lo despidió cuando este le dijo que no podía.

A raíz de esto, Salas presentó una demanda de discriminación por discapacidad física a la Acta de Trabajo y Hogar Justo (FEHA por sus siglas en inglés), alegando que Sierra había violado su deber legal al no haberlo acomodado en el trabajo por tener una lesión en la espalda, y que lo había despedido por haber reclamado una indemnización.

Sin embargo, en la víspera del juicio, Sierra presentó una declaración de una persona de Carolina del Norte que decía que él era el titular del n ú mero de Seguro Social (SSN) que Salas utilizó para obtener el trabajo. La empresa alegó bajo esta declaración demostrando de manera concluyente que el Sr. Salas era indocumentado, y que por lo tanto su demanda debía de ser desestimada. Con esto Sierra afirmó que de haber sabido que Salas era indocumentado nunca lo hubiera contratado.

Ante esto, Salas respondió que esta declaración hecha a ú ltima hora carecía de pruebas y detalles y que no probaba nada sobre su situación laboral. Salas argumento que bajo la ley de California—expuesta y clarificada especialmente por la legislatura SB 1818—que en el caso su estatus migratorio era completamente irrelevante en relación con sus derechos en el trabajo y su capacidad para cuestionar las acciones discriminatorias de Sierra.

A principios del 2010, el tribunal revisó la declaración de SSN y rechazó la moción de Sierra de desestimar el caso, determinando que esto no evita que Salas lleve sus reclamos a juicio. Sin embargo, el Tribunal de Apelaciones de California revocó la decisión de primera instancia y concluyó no sólo que Sierra había probado que el Sr. Salas era indocumentado, sino que por ello, la demanda por discriminación en contra de Sierra debía de ser desestimada.

Al llegar a este resultado, el Tribunal de Apelación ignoró la clara reafirmación de la legislatura SB 1818, por la cual trabajadores indocumentados están plenamente protegidos por las leyes estatales. También dejó de lado el precedente legal de tiempos inmemoriales que establece que los casos de derechos civiles, debido a su gran importancia p ú blica, deben de proceder a juicio a pesar de que las acusaciones del empleador indiquen que el empleado demandante haya cometido un delito.

“La decisión del Tribunal de Apelación en este caso llegó a los extremos en su intento de escribir SB 1818 fuera de escena”, dijo Ho. “Al hacerlo, no sólo frustró la voluntad de la Asamblea Legislativa como se expresa en este proyecto de ley, que no podría ser más claro que el estatus migratorio no es un factor en el que las leyes de nuestro estado protegen. De hecho, la decisión del Tribunal de Apelación daría a los empleadores sin principios un pase libre para que violen los derechos de sus trabajadores ya que no tendrían que enfrentarse a ninguna de las consecuencias legales de sus acciones”.

Por estas razones, en el 2011 LAS–ELC se unió al caso Salas y solicitó a la Corte Suprema de California examinar el dictamen del Tribunal de Apelación de desestimar el caso. La Corte Suprema por unanimidad, aceptó esa petición. En la vista oral ante la Corte el miércoles, el se ñ or Salas afirmó su posición de que la Corte de Apelaciones incurrió en error al ignorar la SB 1818 y desestimar el caso del se ñ or Salas en base a la declaración ofrecida por Sierra—y que, como resultado de su demanda por discriminación debe de ser completamente restablecida y se le debe permitir ir a juicio.

El Tribunal dará a conocer su decisión del caso Salas a principios de Julio. Tenemos la esperanza de que la Corte esté de acuerdo de que la SB 1818 significa lo que dice — que el estatus migratorio de un empleado no lo priva de la igualdad de protección de las leyes laborales de California—y permitir que el se ñ or Salas pueda tener su día en la corte de acuerdo a los méritos del reclamo que presentó.

¿Necesita Ayuda?

Clínicas para los Derechos del Trabajador

Si nuestras hojas informativas u otros recursos no responden todas sus preguntas y desea obtener más información, póngase en contacto con nuestras Clínicas para los Derechos del Trabajador.

La Clínica para los Derechos del Trabajador brinda información legal gratis a los trabajadores que cumplen con nuestras pautas de ingresos. Existen tres Clínicas en el área de la Bahía de San Francisco y una Clínica de atención telefónica para aquellos que no puedan visitar una de nuestras instalaciones.

más